Un empate sin goles y en un partido que careció de mucho brillo la escuadra de Bayern Munich no tuvo mayores complicaciones para acceder a las semifinales de la UEFA Champions League ante el Sevilla español, con lo que al menos los pronósticos sobre su paso a las ssemfinales de la orejona se cumplieron, con lo que de hoy en adelante los bávaros tendrán que esperar por lo que será su siguiente rival dentro de la competición, donde van enrumbándose como uno de los firmes candidatos para pelear por el trofeo más codiciados por los clubes que militan en el vieho continente.

Luego de un primer tiempo en el que los bávaros estuvieron cerca de marcar por intermedio de Arggen Roben, apenas comenzado el complemento un cabezazo de no pudo definir con éxito el polaco Robert Lewandowski, salvándose así la valla española, que a medida que pasó el tiempo desesperó en sus intenciones de por lo menos embocar la pelota en la meta contraria y con ello tener algo de esperanzas para poder hacerse del triunfo fuera de su casa y dar la sorpresa en el Allianz Arena de la capital alemana.

Y ya en los minutos finales un remate que se estrelló en el palo del argentino Javier Correa, que salió expulsado en los minutos de adición, sellaron la suerte del cuadro español, que se fue con el sabor amargo de haber sido eliminado con un global de 2-1, desatando el festejo de los teutones que siguen en carrera por el tan ansiado trofeo que es regentado por la UEFA.

No hay comentarios

Dejar respuesta