Con luces colorido y música comenzó este jueves 14 de junio en Moscú, las emociones de la 21° edición de la Copa del Mundo Rusia 2018, con la presencia de las principales autoriadades locales y de la FIFA comandados por Vladimir Putín le dieron el puntapié inicial a la realización de esta competición, que se cerrará el próximo 16 de julio y cuyo puntapié inicial lo dan las selecciones anfitriona y Arabia Saudita, en un partido correspondiente al Grupo A, pero antes hubo una gran fiesta de inauguración con mucho color y música para dar apertura al torneo más prestigioso a nivel naciones, ese que todos los fanáticos esperan durante cuatro años.

Vladimir Putín presidente de la nación anfitriona fue el encargado de a nombre de la nación organizadora desear la mejor de las suertes a las selecciones que tomarán parte de la competición: “Deseo éxitos a todos los equipos y emociones inolvidables a los aficionados”, manifestó visiblemente emocionado por la aceptación que le han dado a su nación en la organización de este certamen.

La primera aparición rutilante en el césped del Estadio Olímpico Luzhniki fue la del portero español Iker Casillas, quien presentó la Copa del Mundo en compañía de la modelo rusa Natalia Vodiánova. Ambos ingresaron con un cofre y el guardameta que fue campeón con España en Sudáfrica 2010 fue el encargado de mostrar el trofeo ante las gradas, para después presenciar al ex-futbolista Ronaldo, uno de los invitados, para que después el campo de juego se transforme en una escenario gigantesco y la fiesta comenzó.

Junto al ex futbolista brasileño Ronaldo junto con el cantante Robbie Williams, quien inició su actuación con la canción “Let Me entertain You”. En medio de los bailes se hizo presente la embajadora del Mundial, la bella Victoria Lopireva, quien fue la encargada de llevar al centro del campo el esférico oficial Adidas Telstar 18, para después escuchar sonar “Rock DJ”, ese famoso sencillo del cantante británico que causó sensación en el año 2000. Luego hizo un polémico gesto obsceno a cámara y así se cerró un breve pero simpático acto inicial que decretó el comienzo del certamen.

El brasileño Ronaldo, campeón Mundial 2002, acompañó en el simbólico saque inicial a la mascota del torneo, Zabivaka, y a un niño ruso que despertó la primera gran ovación de la jornada, con lo que se cerró este espectáculo que fue el inicio de la máxima cita del balón que se cumple cada 4 años y que es dirigida por la FIFA como ente rectora del balompié mundial.

No hay comentarios

Dejar respuesta