Ecuador hizo lo que debió ante Brasil, en el arranque de la Copa América Centenario, se defendió con orden, dominó y se posesionó de la pelota por momentos, atacó oportunamente y marcó un gol que fue anulado injustamente.

Miller Bolaños remata sobre la portería brasileña y el golero Alison no puede contener, se le escapa entre sus manos al fondo, gol legítimo con el que quizá Ecuador se habría impuesto ante el pentacampeón del mundo.

Si se hacen estadísticas por ocasiones de gol y se sacan triunfos morales para un equipo, entonces, con mayor razón si hacemos de goles conseguidos de manera legítima pero anulados por los jueces.

A quién reclamar, a quien manifestarse, será que le devuelven el gol bien conseguido por Ecuador…la respuesta es No, el daño está hecho y se escribe un empate injusto por la mala actuación arbitral.

No hay comentarios

Dejar respuesta