Si la ceremonia de apertura dejó alta a la vara respecto al espectáculo ofrecido por el Comité Organizador Local, pues el adiós a Río 2.016 no se quedó atrás con los múltiples actos que compusieron el programa de 2 horas y 40 minutos en la cancha del ‘Estadio Maracaná’, donde incluso los próximos anfitriones de la cita ecuménica se dieron el gusto de introducir al popular personaje de juegos electrónicos, Mario Bros, como parte de los símbolos que nos podemos encontrar en la siguiente parada de la mayor fiesta del mundo del deporte.

Cuando el reloj marcó las 20 horas locales, 6 de la tarde de nuestro país, inició el especial evento para poner punto final a la justa disputada en territorio brasileño desde el pasado 5 de agosto, y arrancando el show con saludo a la flora y fauna autóctona del gigante de Sudamérica, se dejó sentado una vez más el mensaje de conservación que abrazó la competición desde la jornada inaugural, en la que proyectó un video sobre el cambio climático hasta ahora comentado en redes sociales.

Después del extenso ingreso al rectángulo del ‘Estadio Jornalista Mario Filho’ de los últimos atletas hospedados en la urbe “carioca”, estando entre ellos los contados representantes del país que actuaron en los días finales de pruebas en la metropolí atlántica, se dio paso a lo que todos andaban ansiosos por observar, el paso del testigo o estafeta a la gente de Tokyo, que recibiendo el encargo con solemnidad, ofrecieron un anticipo de lo que podemos esperar en el regreso de los Juegos a Lejano Oriente, que hasta motivaron al Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, a personificar un popular personaje de la cultura “gamer” para sintetizar el entusiasmo que despierta volver a cobijar el magno torneo después de la experiencia vivida en Seúl 1.988.

No hay comentarios

Dejar respuesta